web analytics

Me contaba Dani que en su móvil tenía puesta la alarma para indicarle cuándo íbamos a hacer la preboda. Y cada día faltaba menos hasta que el 5 de junio llegó la gran fecha. Y en un principio estaban nerviosos y poco a poco menos hasta que se relajaron totalmente y disfrutamos mutuamente. Fue una gran mañana.

Reconozco que desde el primer momento que hablé con ellos por teléfono, se creó un vínculo de confianza y es que son muy buenas personas y se nota mucho, mucho, mucho.

Cuando los ves juntos lo que notas es que respiran amor el uno por el otro, se complementan. Son las dos caras de una misma moneda, porque a la vez de iguales, son muy distintos.

Ahora estoy deseando que llegue el 18 de agosto para hacer con ellos el “desayuno fotográfico” y finalmente el 19 (qué gran día), su boda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Hello, world!