web analytics

El domingo pasado cuando llegué al Palacio  lo encontré engalonado de una forma especial. Los centros de flores que adornaban el pasillo, por dónde minutos más tarde pasaría la novia, lucían sobremanera. Todo el Palació olía a flores recién cortadas con mimo. Se que estuvieron cortando desde las cinco de la mañana para que el resultado fuera espectacular.

El Palacio se vestía de fiesta para recibir a una pareja especial.

El novio llegó en un flamante Ferrari que incluso yo, que no soy nada amante de los coches, no pude dejar de mirar y de disfrutar del sonido de su motor.

La novia, sin embargo, eligió un coche clásico para llegar a la ceremonia acompañada por su padrino que vestía el elegante uniforme de los Ingenieros de Caminos.

El domingo se juntaron los ingredientes necesarios para formar un cocktel en el que no faltaron emociones

Hoy tan sólo mostramos unas pinceladas.

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Hello, world!