web analytics

Ayer fui partícipe de uno de los eventos mas importantes que me ha tocado cubrir como fotógrafa de bodas. Cada boda es única, especial, sin embargo esta es sin igual. Es una de las que más me ha gustado y a la vez me siento más orgullosa. Mis agradecimientos  a Premier Bodas  por hacerla posible.

Como siempre intentamos cubrir los aspectos más importantes de ese día. Desde los preparativos hasta el final del primer baile de los novios.

Otto en este caso me ofreció la oportunidad de fotografiarle en sus preparativos. Majestuoso, tranquilo y sereno mientras esperaba la aparición estelar de Neo.

Ni que decir que la pajarita le sentaba a la perfección y como es todo un caballero perruno lo tenía todo preparado: flores y arco nupcial para un gran día.

Neo es especial. Es de esos novios nerviosetes, inquietos. Lo mismo está a tu lado que lo has perdido de vista en 5 segundos.

Me pidió por favor que no le sacara fotos mientras se componía para la situación. Estaba dando el paso más importante en su vida y sinceramente me dijo que el necesitaba reconocer el terreno y recorrerlo a sus anchas. Por supuesto que comprendí.

Después de dar el si quiero y agradecer el esfuerzo realizado por todos los allí presentes entre ladridos y lametazos quisieron preservar el comienzo de su nueva vida juntos. Y volvimos a respetar sus deseos, como siempre hacemos.

Los vimos alejarse compartiendo el gran hueso de la felicidad. Sabemos que tendrán una vida plena y llena de cariño como solo ellos se lo merecen.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Hello, world!