web analytics

¿Carlos? ¿Patricia? ¿Simona?…

Estos nombres me son muy conocidos. Claro, es que hoy toca hablar un poco de mi, un poco de él y un poco de ella.

Verano del 2007, Sicilia… ¿Sicilia? No, Madrid. Andaba yo un poco perdida en mi vida, quizá porque no encontraba lo que quería, quizá porque siempre cuando salía, olvidaba dejar un rastro de migas de pan. Y cuando lo hacía tampoco lo encontraba porque los pájaros, listos ellos, se las comían. Así que casi nunca encontraba el camino de regreso, aunque sabía perfectamente volver a casa dónde pacientemente y con ojitos de perrito pachón estaba Simona esperándome. Simona mi fiel compañera, hoy ya cuenta con 9 añazos.  Puedo decir que tengo una perrita en edad madura. Entrando ya en la edad de oro…

Así que una noche, cuando ni siquiera me disponía a volver encontré a mi principe azul.  En un principio ni fue azul, ni rojo, ni verde.  Como muchas veces suele suceder no me fijé muy bien y prácticamente hasta me cayó mal. Claro  en ese momento no sabía que había hecho el descubrimiento del verano. Un verano que se tornó muy agradable gracias a su presencia. Y al final,  quedé prendada de un hombre que  fue azul, y no porque fuera un pitufo.

Me enamoré y a día de hoy lo sigo estando, porque Carlos es todo lo que yo necesito a mi lado.

Es un excelente compañero y la risa está asegurada estando a su lado.

Recuerdo que en cierta ocasión alguien me preguntó porqué sabía exactamente que estaba enamorada. Mi respuesta fue rotunda: porque cuando me levanto, lo hago con una sonrisa.

He dicho en muchas ocasiones que es mi apoyo, el sitio dónde regreso todos los días y dónde me encuentro feliz, contenta y segura aunque las circunstancias no sean propicias para todo ello. Se que apoyando mi cabeza en su pecho, escuchando los latidos de su corazón encuentro la paz.

138_DSC0487

139_DSC0498

141_DSC0519

140_DSC0393

Os habéis fijado que siempre anda con Simona en brazos? Al final parece que es más hija suya que mía. Vale lo reconozco, la tratamos como si fuera nuestra propia hija. Duerme hasta con nosotros, ahí en medio. Y con esa carita de pena lo consigue todo.

Bueno que me desvío del tema, que simplemente sólo tengo que añadir: TE QUIERO

Os pondría una foto de los dos juntos, pero es que es muy difícil. Siempre vamos con las cámaras, cada uno con la suya. Prácticamente no tenemos fotos juntos. Pero ahora si os pongo una mía, de las miles que me ha hecho Carlos es creo y con nota la que más me gusta.

Fotografia Preboda

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Hello, world!