web analytics

Carlos y July una pedida de mano por sorpresa en Madrid.

La verdad que me hace gracia el título del post de hoy: pedida de mano por sorpresa. Me recuerda a títulos de películas como “princesa por sorpresa” y algún otro hay parecido.  Esta sesión de fotos tiene todos los ingredientes necesarios para ser una sesión de fotos de película. Tiene amor,  misterio, sonrisas y gracias a dios ninguna lágrima. En definitiva tiene una bonita historia en si misma y yo tuve la fortuna de ser la fotógrafa que plasmara ese mágico momento en el que July dijo si.

Como fotógrafo de bodas he realizado los reportajes de muchos novios que han confiado en mi para tener un excepcional recuerdo de sus bodas, sin embargo nunca me había visto en la situación de fotografiar una pedida de mano y mucho menos por sorpresa. Con lo cual fue también para mi una sorpresa cuando se pusieron en contacto conmigo para realizar este reportaje. Además me especificaron muy bien que en ningún momento July podía percatarse de mi presencia, lo cual me parecía muy difícil. El plan lo ideamos junto a Localgrapher y básicamente yo tenía que actuar cual paparazzi un domingo por la tarde en el Retiro. La dificultad era máxima porque antes de las 7 de la tarde de ese domingo yo nunca había visto a Carlos ni a July así que intercambiamos un par de fotos y recé por reconocerlos. La verdad no fue difícil ese punto, no hay muchas parejas interraciales por Madrid.

¿Pensáis que lo único difícil en esta pedida de mano por sorpresa fue reconocerles?

No, lo realmente complicado en esta sesión de fotos no fue reconocerles, fue mantener el anonimato y que July no se percatara de que yo les estaba haciendo fotos. Además cuando las cosas se complican se complican, porque ellos llegaron tarde al Parque del Retiro. Carlos y July habían llegado esa misma mañana desde Florida a Madrid con tal mala suerte que la compañía aérea había perdido las maletas. Quince minutos antes de comenzar la sesión recibí un mensaje de Carlos explicándome la situación y diciéndome que July estaba comprando. Y yo me imaginaba a July tan tranquila en un probador de un centro comercial probándose modelitos y tan pancha porque no tenía ni idea de que le habían preparado una sesión de fotos para su pedida de mano por sorpresa. Además de repente el cielo empezó a tornarse gris y más gris y parecía que iba a caer un tormentón épico. Así que yo rezaba para que no se diera cuenta de mi presencia y para que el tiempo nos respetara por lo menos hasta que Carlos le pidiera matrimonio y ella dijera “si”.

La verdad no conseguí ninguna de las dos cosas. Habíamos quedado que iban a seguir mis pasos, dándome cierta distancia para poder fotografiarles. Casualidades de esta vida El Retiro estaba medio vacío y en el itinerario que yo había escogido no había nadie. Así que July me vio y por su puesto yo me puse a fotografiar a los patos, los árboles y todo lo que se me ponía a tiro. Además mis nervios iban en aumento.

Por fin llegamos al Palacio de Cristal donde habíamos quedado en realizar la pedida de mano.  Le había indicado exactamente a Carlos donde ponerse porque en el momento que le pidiera matrimonio queríamos tener de fondo el palacio. En ese momento empezó a llover y no poco. July retrocedió 3 metros primero para hacerse una foto con su móvil y para refugiarse de la lluvia. Yo quería morir porque no podía decir nada, tenía que adaptarme a las nuevas circunstancias.

Y en ese momento ocurrió, todo se paralizó y ya no importaba ni la lluvia ni la foto planificada ni nada. Carlos comenzó a hablarla mirándola directamente a los ojos. July escuchaba muy atenta, muy concentrada en sus palabras. Carlos se arrodilló y sacó un anillo. Ese momento no duró mucho, no creo que ni llegara a dos minutos de declaración pero viéndolo en imágenes fue un momento eterno que aun se repite en mi retina.

La verdad que lo que si me sorprendió fue la reacción de July. Yo imaginaba que iba a romper a llorar pero no sonreía, sonreía y sonreía. Después de darles la intimidad que el momento requería fue cuando me presenté y continuamos con la sesión de fotos pero ya no de incógnito.

Ha sido una experiencia maravillosa y que me encantaría repetir. Así que ya solo queda que os pongáis en contacto conmigo para hacer otra pedida por sorpresa. Merecerá la pena os lo aseguro.

Por cierto July me confesó entre risas que efectivamente me había visto, pero que jamás se imaginó que la estaba haciendo fotos. Simplemente pensó que era una turista más que hacía fotografías en el Retiro. Menos mal, cometido cumplido.

photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa photos_wedding_surprise-proposal_Madrid_pedida_de_mano_por_sorpresa

¿Quieres ver otra pedida de mano? Puedes hacerlo aquí

¿Quieres que fotografíe vuestra pedida de mano?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR
Hello, world!