web analytics

Nervios, en absoluto. Una novia antes de ponerse nerviosa hace ommmm durante media hora por lo menos, abre la mente y se dispone en cuerpo y alma a prepararse para su boda.

Es más una novia, ante esta tesitura tiene preparada una botella de champagne y unos cupcakes para acompañar mientras es peinada y maquillada. Tengo que confesar que yo también lo probé y estaba riquísimo. Es que a Patricia con esa cara de pilla que tiene, con esa alegría y simpatía no se la puede decir que no, y yo no iba a ser la excepción ese día, por supuesto que no, faltaría más.

Claro también he de decir, que como estábamos tan relajados, tan bien en el hotel que eligieron pues la ceremonia empezó un pelín tarde. Mas bien con una hora de retraso. Pero oye, ¿quién no ha escuchado que la novia tiene que llegar un poco tarde? Desde luego yo no y ahora no me vais a decir que aquí, justamente aquí, en este día hay que hacer gala de puntualidad suiza.

La verdad que todo lo bueno se hace esperar y ciertamente valió la pena.

No he visto novio más guapo… novio más elegante, novio con un saber estar que si es necesario quita el hipo. Y obviamente uno complementa al otro.

También podéis ver su reportaje y sus fotografías de preboda aquí

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Hello, world!